Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Como darte de alta ante el SAT sin tener eFirma ni morir en el intento

Mucho se habla sobre la importancia de la actividad empresarial para el fomento de la competitividad, desarrollo y crecimiento económico de un país. Pero, ¿cómo crear un ambiente propicio para iniciar, operar y hacer crecer un negocio?

En países como México, por ejemplo, la palabra ‘emprender’ se ha puesto de moda en los últimos años. Sin embargo, quien decide registrar formalmente su empresa se sigue topando con ciertas restricciones como trámites complicados, retrasos, permisos, autorizaciones, costos adicionales, y la lista podría seguir.

De acuerdo con el estudio Doing Business 2020, esto se debe en gran parte al uso insuficiente de la tecnología y sistemas electrónicos que permitan agilizar y volver más productivos dichos procesos, lo cual le costó a nuestro país perder seis posiciones y colocarse en el lugar número 60 en el último reporte del Banco Mundial, el cual mide la facilidad para hacer negocios en 190 naciones.

A la fecha, estas limitaciones obligan a los empresarios y emprendedores, en muchos de los casos, a rendirse o a operar en la informalidad, arriesgándose a recibir multas, sanciones o a que sus negocios sean clausurados.

Pese a ello, la buena noticia es que la simplificación administrativa cada día se va abriendo mayor camino para que 4.9 millones de empresas, según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (INEGI), ahora puedan formalizarse en tan solo horas y llevar a cabo trámites en línea.

Ejemplo de ello es la reforma a la Ley General de Sociedades Mercantiles (LGSM), la cual entró en vigor en 2016 y con la cual los emprendedores de México encontraron una nueva oportunidad para crear micro y pequeñas empresas en tan solo 24 horas a través del portal de la Secretaría de Economía. La mala noticia es que esto solo aplicaría para la figura de Sociedad de Acciones Simplificadas (SAS), empresas de pequeñas dimensiones con ingresos anuales de hasta 5 millones de pesos.

Por eso, para quienes deciden iniciar un negocio conforme a la ley, lo primero que deben definir es si constituirán la empresa por sí solos o en sociedad, prever sus ingresos y tomar en cuenta su futuro y todo aquello que podría llegar a abarcar. Así, podrán decidir mejor sobre qué régimen o figura elegir para darse de alta.

Ante esto, Rodrigo Núñez, director y fundador de una consultora jurídica para empresas, startups y emprendedores en México, asegura que “una denominación social mal seleccionada puede limitar el crecimiento o implicar cargas impositivas que acaben con los negocios”.

Como una alternativa para aquellos emprendedores que deciden hacerlo de manera individual y prevén ingresos bajos durante sus primeros años de operación existe el RIF, Régimen de Incorporación Fiscal.

Según el portal del SAT, Servicio de Administración Tributaria, entre los beneficios que destacan al estar dado de alta como RIF ante Hacienda se encuentran la reducción del 100% del ISR durante el primer año, misma que disminuye 10% de forma gradual cada año; no deben presentar declaración anual, solo bimestral; pueden acceder a créditos de hasta $300,000 para invertir en sus negocios, así como a servicios de salud y diversas prestaciones sociales que otorga el Instituto Mexicano del Seguro Social.

El esquema RIF está pensado para aquellas personas físicas que realicen actividades empresariales (vender bienes o prestar servicios) que no requieren título profesional y que no sobrepasan los 2 millones de pesos de ingresos mensuales.

Entre las obligaciones y restricciones a las que están sujetas estas personas se encuentran el emitir comprobantes o facturas electrónicas a partir de $250 MXN, o siempre que el cliente lo solicite; pagar gastos e inversiones superiores a $2,000 MXN mediante cheque o tarjeta de crédito o débito; y pagar gastos de combustible con medios electrónicos o cheque. Además, posterior a un plazo máximo de 10 años bajo este régimen, se debe tributar en el Régimen de Actividades Empresariales y Profesionales para personas físicas. 

En Xpass queremos que inicies tu emprendimiento en tan solo unos pasos y te enfoques en lo que realmente importa. Nosotros nos encargaremos de guiarte paso a paso para dar de alta tu negocio de manera fácil, rápida y confiable, sin papeleos ni trámites burocráticos.

En tan solo minutos te damos de alta ante el SAT bajo el Régimen de Incorporación Fiscal, llevamos tu contabilidad y realizamos tus declaraciones, todo en un ambiente 100% digital y con soporte 24/7.

¿Eres un nuevo emprendedor o cuentas con más de 1 trabajador? No te preocupes. Puedes elegir entre nuestros distintos planes diseñados de acuerdo a tus necesidades y los cuales incluyen desde el registro de tu nombre comercial hasta la facturación de tus ingresos a público en general y manejo de tus empleados.


Descubre cómo Xpass te puede ayudar a olvidarte del SAT agendando una cita gratis aquí.

¿Te gustó? ¡Suscribete aquí!

¡Enviamos todos nuestros nuevos artículos directamente a tu bandeja!

Más Artículos?

Solicita una consulta

Obtén una consulta gratuita con nuestro equipo especializado en procesos digitales

Close Bitnami banner
Bitnami